Sintonizar.. ¿Qué querrá decir? La sintonía es algo que tiene que ver con la música. O peor aún, con los circuitos. El amor, en cambio, es cuando no respiras, cuando es absurdo, cuando echas de menos, cuando es bonito aunque esté desafinado, cuando es locura.. Cuando sólo de pensar en verle con otra cruzarías a nado el océano.

1.5.16

¿Que haría hoy Don Quijote con los molinos?

Eran aproximadamente las 7 de la tarde, bajando por la Gran Vía madrileña, a la altura de los numerosos teatros y bares especializados en jamón. Dos hombres, el más alto en un caballo del que se recuerdan mejores épocas, y el segundo en un destartalado burro, hablan con caras estupefactas ajenos al ruido de cláxones que, taxistas, autobuseros y conductores que terminan su jornada laboral de turno partido, están provocando.
-          Insisto en que por aquí no parece que sea. No alcanzo a ver las amadas olas de trigo que indican la proximidad de la lumbre.
-          ¡Silencio! ¿A caso mi intuición nos ha llevado a cosa mala en alguna ocasión? –Replica el más alto de los dos.
-          Con el debido respeto, no se trata de que nos lleve a cosa buena o mala, sino a casa.
Siguen bajando entre brazos que salen por las ventanillas con un dedo más marcado que los demás y continuas referencias a las progenitoras, cuando de repente, en un brusco movimiento, el hombre recubierto de color plata frena a su caballo en seco.
-          ¡Sancho! ¿Ves aquella silueta que se vislumbra al fondo de color amarillo y negro?
Sancho, con las piernas temblorosas, no alcanzó a decir nada. Su aventurado compañero, el hombre más valiente que había conocido, pareció por un momento estremecerse por completo ante lo que en unos pocos minutos iban a tener frente a frente. Era difícil describirlo, no recordaban haberse enfrentado en sus múltiples aventuras a nada igual, una bestia, feroz, que parecía forastera, llegada de algún punto de la Sabana.  
Se acercaban con cautela, atravesando heladerías, tiendas de ropa y numerosos bares repletos de gente ruidosa con claros signos de llevar una caña o un tinto de más, pero sorprendentemente les invadía el silencio. Ese silencio que, como si de un agujero espacio temporal se tratara, lo envolvía todo cuanto les rodeaba de forma misteriosa.
Como cualquier gran batalla, duelo o escaramuza, sentían lo que siente cualquiera en un momento de tanta tensión. La boca se secó por arte de magia, una pequeña masa blanca y pastosa era todo lo que tenían en ella. Las piernas, pese a estar descansadas al no ir andando, llevaban encima el peso de mil hombres. El estómago y el corazón, predijeron lo que podía ocurrir y eran los primeros en querer salir de su celda corporal. El cerebro daba una serie de argumentos infalibles para convencerles de que lo más sensato era huir de allí a toda prisa y perder el orgullo antes que la vida.
Mientras tanto, su particular adversario, con mirada fija y ojos profundos, negros como el hollín, se mostraba impasible, orgulloso, alguien que no duda de su victoria y se permite el lujo de mirar desafiante pese a estar en inferioridad numérica. Rostro serio, fino, sin arrugas ni heridas de batallas anteriores, orejas redondas y proporcionadas y un abundante pelo alrededor del rostro. Era una melena cuidada, firme, fuerte y esplendorosa, propia de un Rey.
Sorprendentemente, Rocinante fue quien dio el primer paso. Galopó y galopó, cada vez con más velocidad, en parte gracias a la inclinación de la carretera, que le permitió enseguida llegar al punto de no retorno, en donde frenar ya no es una opción real. La amistad que le unía a su compañero de aventuras y su determinación, provocó en Don Quijote una reacción parecida a la del jamelgo, empuñó fuerte su lanza y se armó de valor y esperanza.
Sancho, desde la distancia, les contemplaba con una mezcla de alegría por ver a dos amigos ir con coraje ante su enemigo, pero con temor ante lo que les podía pasar. Era conmovedor ver la escena, avanzaban a tal velocidad que solamente duró unos instantes, pero fueron unos segundos que ya formaban parte de la historia entre ambos.
Don Quijote, golpeado furiosamente por el viento en las arrugas de su cara, sintió una unión fraterna con su amigo Sancho y con Dulcinea, puesto que los rostros sonrientes de ambos fueron el último pensamiento que tuvo cuando vio de cerca aquella nariz con forma de uve aplastada.
El sonido que emitió el espectacular choque, con Rocinante elevándose en el aire hasta parecer que levitaba, fue estremecedor. Don Quijote impactó con su lanza en el blanco, algo más a la derecha de lo que le habría gustado, pero ya se sabe que en determinadas circunstancias el cuerpo no responde como a uno le gustaría. Una pequeña explosión, chispas y cristales por los suelos, los viandantes mirando desconcertados a lo que ocurría, pensando que, por culpa de un frenazo y un conductor no muy atento, habían chocado dos coches.
 Foto: pasotraspaso, Jesús Solana (Flickr)


Don Quijote emergió del humo que había a su alrededor con Rocinante a su lado, se les veía exhaustos por el esfuerzo realizado, pero en sus miradas el honor y el orgullo permanecía intacto. Sancho, esta vez sí, corrió hacia ellos con los brazos abiertos y embargado por la euforia.
-          Se logró, parecía imposible, pero se logró. - Dijo entre jadeos el hidalgo.
-          ¡Pensé que ibais a morir! - Replicó Sancho.
-          Vayámonos de aquí, vayámonos a casa.
Tan pronto como bebieron agua, todos emprendieron su camino, cabeza alta y espalda erguida, sabedores de su hazaña. En sus cabezas, una vez que se les pasó el susto, deseaban terminar el viaje de manera tranquila, sin sobresaltos de ningún tipo, a lo máximo que aspiraban era a una pequeña discusión sobre si pasaban la noche aquí o allí.
Lo que no sabían, era que habían vuelto a tomar un camino equivocado y que unas cuantas calles más allá, a la altura de Chamartín, aguardaban cuatro gigantes, uno detrás de otro, desafiando las alturas de todas las catedrales que habían visto sus ojos y que esperaban, pacientemente, algún valeroso que osara derrotarlos. Sería con el próximo sol, por el momento se dedicarían a contemplar con una sonrisa el atardecer de Madrid, pensando cómo habían cambiado sus molinos. 



Christian Mur Gracia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dame una sonrisa y no te olvidaré.